Crimepod Puerto Rico

El Matricidio de Barranquitas

February 23, 2022 Armando Torres Season 3 Episode 89
Crimepod Puerto Rico
El Matricidio de Barranquitas
Show Notes Transcript

En este episodio de hoy hablamos de un terrible caso que estremeció la zona montañosa de Puerto Rico ocurrido en el 2012 en el pueblo de Barranquitas. A mediados de los años 90' una mujer con inmensos deseos de ser madre adoptó a un niño y a una niña de 2 y de 4 años respectivamente para dedicarse a ellos y guiarlos por el buen camino sin imaginarse que años más tarde uno de ellos acabaría con su vida de una forma muy cruel y despiadada.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo : 'Do the lies you told seem shameful',  'My sins alone will wake the dead',
'The Rake' by CO.AG Music

Fuentes de información y documentos adicionales disponibles en Patreon.




Este episodio es traído a ustedes por Libros787.com. Ordena tus libros favoritos escritos por autores puertorriqueños desde la comodidad de tu casa. Utiliza el código promocional: CRIMEPODPR para que recibas envío gratuito en tu primera compra. Envíos a todas partes de Puerto Rico y Estados Unidos.

Support the show

Saludos espero que te encuentres bien, en el episodio de hoy te estaré hablando de un terrible caso que estremeció la zona montañosa de Puerto Rico ocurrido hace 10 años en el pueblo de Barranquitas. A mediados de los años 90 una mujer con inmensos deseos de ser madre adoptó a un niño y a una niña de 2 y de 4 años respectivamente para dedicarse a ellos y guiarlos por el buen camino sin imaginarse que años más tarde uno de ellos acabaría con su vida de una forma muy cruel y despiadada.

Como hemos hablado en episodios anteriores el matricidio ocurre cuando un hijo o hija mata a su madre. Según algunas investigaciones realizadas sobre este tema se estima que hasta en un 92% de los casos el matricida suele ser un varón. En la mayoría de estos el asesino es joven, soltero, desempleado, vive con su madre, sufre de esquizofrenia o de alguna condición mental y abusa del alcohol y de otras drogas. En muchas ocasiones esta persona dejó de recibir sus tratamientos médicos o simplemente nunca fue diagnosticado y en algunas ocasiones posee antecedentes de conductas ilegales o violentas. En casi todos los estudios sobre este tema se señala que casi la mitad de los hijos que matan a sus padres padecen de algún tipo de psicosis y en menor escala algún grado de retardo mental.

Sandra García Rodríguez de 55 años, natural del pueblo de Humacao, se había mudado a Barranquitas en el 2007 para trabajar como administradora en la Corporación de Servicios Integrales de Salud de la Montaña en el pueblo Naranjito. Sandra adoptó a su hijo, Jonathan García Rodríguez, cuando este apenas tenía 2 años. Se dice que desde muy pequeño Jonathan comenzó a mostrar problemas de conducta y de disciplina. Su madre hacía todo lo que estaba a su alcance para ayudarlo, lo llevó a varios psiquiatras y psicólogos, lo envió a Estados Unidos para que recibiera tratamiento e incluso pidió ayuda de su iglesia para poder lidiar con los problemas de conducta que tenía. Pero al parecer nada funcionaba. Al menos no por mucho tiempo.

En la mañana del 10 de diciembre del 2012 Sandra tenía estar en una reunión muy importante con su equipo de trabajo en la Corporación de Servicios Integrales de Salud de la Montaña, sin embargo no asistió. Algo que era demasiado raro en ella lo que provocó que todos sus compañeros comenzaran a preocuparse y a tratar de contactarla.

Se cree que en algún momento de la noche anterior Jonathan aprovechó que su madre dormía y con la ayuda de un amigo llamado Josué Guzmán Morales, quien tenía 19 años al igual que él, roció una almohada con gasolina entró hasta el cuarto de Sandra mientras ella dormía y le tapó la cara tratar de asfixiarla. Al no lograr sofocarla, Jonathan buscó un cuchillo y comenzó a apuñalear a su mamá en varias ocasiones. Luego Josué  la remató cortándole el cuello con una navaja de barbero.

Después que mataron a Sandra, ambos trataron de amarrarla sobre una tabla de planchar para utilizarla como si fuera una especie de camilla y utilizaron además una gaveta de madera como soporte para poder cargarla. De ahí transportaron el cuerpo de Sandra en su guagua hasta un sector solitario  en la carretera 717 del barrio Cuyón, en Coamo. Jonathan y Josué no se conformaron con todo lo que le hicieron a Sandra en la casa. Al llegar a Coamo le prendieron fuego a su cuerpo. 

Al día siguiente un grupo de obreros que iban a realizar unos trabajos de construcción en una finca que quedaba cerca del área, encontraron el cuerpo torturado, amarrado y quemado de Sandra García Rodríguez.

El cuerpo estaba en medio de un camino de tierra. Tenía varias heridas punzantes, estaba amordazado y aún amarrado con cables a la antes mencionada tabla de planchar. 

Los compañeros de trabajo de Sandra habían llamado a la Policía para dejarles saber que estaban preocupados porque ella no había ido a trabajar y no podían conseguirla. Cuando la policía fue alertada sobre el cuerpo encontrado en Coamo llegaron hasta el lugar y se dieron cuenta de que el cuerpo coincidía con la descripción que le habían dado los compañeros de Sandra.

En la escena del crimen la policía encontró un cuchillo de cocina, una navaja de barbero, ropa cubierta de sangre y la mecha que usaron para quemar a Sandra para deshacerse de su cuerpo. Uno de los agentes investigadores que llegó hasta la escena les dijo a los medios que Sandra tenía quemaduras en un 90% de la cintura hacia abajo y como de un 25% de la cintura hacia arriba.

Varios agentes de la División de Homicidios de la policía de Aibonito se movieron hasta la casa de Sandra García en el sector Las Bromelias de Barranquitas en donde estaba Jonathan. Al entrar a la casa los investigadores encontraron manchas de sangre en la marquesina y en distintos lugares, también en el baúl de la guagua Ford Edge color vino de Sandra en la que la montaron para llevarla hasta Coamo para deshacerse de su cuerpo.

Los agentes le preguntaron a Jonathan que si sabía a dónde estaba su madre y él les dijo que no sabía de ella pero que pensaba reportarla como desaparecida. Esta información es algo contradictoria ya que más adelante se dijo que Jonathan sí llegó a reportar a su madre como desaparecida. Los agentes siguieron presionándolo, porque sabían a dónde estaba Sandra, entonces según indica la policía Jonathan se puso nervioso y confesó todo  lo que había hecho. También mencionó que Josué Guzmán lo había ayudado a cometer el crimen por lo que los agentes fueron hasta su casa en el barrio Cedro Arriba de Naranjito y lo arrestaron.

Según indicó en aquel momento el teniente Cándido Pagán de la división de Homicidios de Aibonito, Jonathan les confesó que estaba molesto con su mamá porque consideraba que sus medidas disciplinarias eran sumamente excesivas. Debido a esto se pasaba discutiendo con ella y ese día al llegar a su casa en la guagua de Sandra tuvieron una discusión y cansado de toda esta situación decidió que lo mejor era matar a su madre. 

“Él dijo que la mató porque ella llevaba unos días recriminándole porque se estaba portando mal. Se sentía acosado y decidió matarla” “De lo que yo pude observar el muchacho no mostraba ningún arrepentimiento” DEEP VOICE

La hermana de Jonathan e hija adoptiva de Sandra llegó al Tribunal de Aibonito junto a su pareja y al ser abordada por la prensa no quiso hacer declaraciones. Su pareja si ofreció algunas declaraciones a la prensa sobre lo que pasaba en el hogar de Sandra. Dijo que ambos estaban en shock por lo que había pasado y aunque nadie esperaba que algo así ocurriera, en una ocasión Jonathan le envió un mensaje de texto diciéndole; “Tú sabes de lo que yo soy capaz”

Debido a este mensaje la hermana de Jonathan, a quién él se refería en ese momento como su ex hermana, le dijo a Sandra que tuviera mucho cuidado con Jonathan. Sin embargo, Sandra le contestó que no se preocupara porque dios estaba con ella y la protegía.

Según la investigación de la policía Jonathan había estado planificando el asesinato de su madre desde hacía algún tiempo. Incluso admitió que trató de matarla dos meses antes cuando le cortó los frenos a su vehículo provocando que ella tuviera un accidente grave, que su auto fuera pérdida total y que ella  sufriera una fractura en la clavícula.

Según se desprende de las conversaciones que tuvo Jonathan este le echaba la culpa a su madre por todos sus fracasos. Su mala conducta provocó que Sandra le limitara el uso de la guagua con la que él se transportaba hasta las oficinas del Tren Urbano en San Juan en donde trabajó por algún tiempo. Según alegó, tampoco pudo continuar sus estudios en la Escuela Hotelera porque su mamá le dejó de prestar la guagua y además le restringió el uso del teléfono celular. Sandra tuvo que tomar estas medidas debido al mal uso que Jonathan le daba a su guagua y a otros problemas de conducta que tenía.

El papá de Josué Guzmán, el joven que ayudó a Jonathan a matar a su mamá y a tratar de desaparecer su cuerpo le dijo lo siguiente a la prensa.

 

“A mi hijo le diagnosticaron déficit de atención y retardación mental a los seis años”

"El me pidió perdón. Dijo que no sabía lo que estaba haciendo", Yo tengo miedo de lo que le pueda pasar a mi hijo en la cárcel.” "Él me dijo que se quiere matar"

"A pesar de que él tiene sus problemas es un buen muchacho." "Los amigos lo llevaron a hacer esto" “Jonathan le dio marihuana y dinero a mi hijo para que lo ayudara a cometer el crimen. Hasta un carro le ofreció”

“Yo sé que lo están implicando en esto, pero él tuvo que haber sido presionado” 

Sin embargo, la policía alega que Josué les confesó que no sintió miedo mientras mataban a Sandra porque se imaginó que estaba jugando Grand Theft Auto IV. También se supo que Josué se burló de Jonathan porque este no sabía no sabía hacer nudos y fue él quien tuvo que amarrar con cables el cuerpo de Sandra a la tabla de planchar. 

La prensa tomó estas declaraciones y publicó varias notas sobre el tema de la violencia en los juegos de video. En estos reportajes se habló específicamente sobre Grand Theft Auto y se conversó con varios expertos en la conducta humana sobre si estos juegos podían o no provocar que los niños y adolescentes se tornaran violentos o que cometieron actos criminales.

En el 2021 la Dra. en psicología Sarah M. Coyne y la investigadora Laura Stockdale revelaron los resultados de un estudio sobre tema de la violencia en los video juegos titulado;

“Crecer con Grand Theft Auto: un estudio de 10 años sobre el crecimiento longitudinal con juegos de video violentos  en adolescentes”. 

En este estudio se menciona que no existe ninguna relación entre el consumo de videojuegos violentos y el aumento en el comportamiento agresivo de quienes los juegan durante la niñez y la adolescencia.

Los vecinos de Sandra estaban sorprendidos y estremecidos por lo que le había ocurrido. Una vecina le dijo al Nuevo Día que Sandra hacía ejercicios todas mañanas y ella como salía temprano siempre la veía. Esa mañana no la vio y se dijo a sí misma “¡A Sandra le cogió el día!”

La vecina dijo también que durante la noche y la madrugada en la que ocurrió el crimen no escuchó gritos ni se percató de nada fuera de lo normal. Sin embargo dijo que Jonathan era fuertecito, lo que daba a  entender que no era fácil bregar con él. Pero entendía que muchos adolescentes eran así. Recuerda que Sandra lo regañaba por que llegaba tarde y cosas así, lo normal, pero dijo que ella era una excelente madre. La vecina añadió que recuerda que a pesar de que Jonathan tenía un carácter fuerte pudo observar que en ocasiones era muy cariñoso con Sandra, que la abrazaba y le decía mami. Nunca pensó que él fuera capaz de cometer un acto tan terrible y menciono incluso que algunos días antes, Jonathan  ayudó a su madre a decorar la casa para la época navideña.

El funeral de Sandra García se llevó a cabo en Naranjito y luego fue transportada hasta la funeraria Carrasco López en el pueblo de Humacao en donde se realizó su sepelio.

El juez Arnaldo Castro, del tribunal de Aibonito, encontró causa para arresto contra Jonathan García Rodriguez y  Josué Guzmán Morales por el asesinato de Sandra García Rodríguez.

Ambos jóvenes fueron acusados de asesinato en primer grado, violación a la Ley de Armas y otros cargos por destrucción de evidencia.

La fiscal Brenda Lee Castro presentó un cargo adicional contra Jonathan García por dar información falsa a las autoridades al  reportar a su madre como desaparecida.

A ambos jóvenes se les impuso una fianza de $1.3 millones de dólares y fueron ingresados en la cárcel de Las Cucharas en Ponce.

Lamentablemente no hay mucha información sobre el proceso judicial en este caso. Lo que se sabe es que Jonathan García Rodríguez quien fue representado por la Sociedad Para La Asistencia Legal se declaró culpable de todos los cargos en septiembre del 2013. 

Por otro lado Jonathan Guzmán Morales, representado por el Lcdo. Guillermo Vicenty fue encontrado culpable de asesinato en primer grado, ley de armas y destrucción de pruebas en noviembre 2015.

La información más reciente que pude encontrar de este caso fue que en el 2019 Jonathan García Rodríguez tuvo un incidente en la cárcel en el que agredió a otro recluso tirándole agua caliente con sal por lo que el departamento de Corrección y Rehabilitación le dio una disciplina de 60 días sin visitas y sin comisarías.