Crimepod Puerto Rico

José Padilla "El Taliban Boricua"

September 29, 2021 Armando Torres Season 2 Episode 71
Crimepod Puerto Rico
José Padilla "El Taliban Boricua"
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos del caso de José Padilla mejor conocido como el Talibán Boricua quien fue acusado por el gobierno de los Estados Unidos por conspirar para cometer ataques terroristas. A José se le vinculaba con el grupo terrorista Al Qaeda y se alegó en algún momento que había conspirado para fabricar y utilizar una bomba radioactiva dentro de los Estados Unidos.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

The Grey Zone por Orland Castro aka Nieto.

Música de fondo:


Fuentes de información y documentos disponibles en Patreon.

Support the show (https://www.patreon.com/crimepodpr)

Saludos espero que se encuentren bien, como todos deben recordar hace un par de semanas se conmemoraron los 20 años de los ataques del 11 de septiembre. Aunque este podcast se trata de casos criminales de Puerto Rico hubo una historia relacionada a este evento que me llamó mucho la atención. La respuesta del gobierno ante estos ataques fue sumamente agresiva y las agencias de inteligencia, quienes ahora tenían más poderes luego de la aprobación del Patriot Act, estaban detrás de la pista de cualquier persona que tuviera algún vinculo con organizaciones terroristas principalmente extremistas islámicos. Los arrestados fueron muchos, entre estos se encontraba José Padilla Lebrón quien era de ascendencia puertorriqueña y quien fue erróneamente bautizado por la prensa como el Talibán Boricua ya que según las acusaciones del gobierno Jose era aliado del grupo Al Qaeda y no tenía relación alguna con los talibanes. Sinceramente yo no soy un experto en el tema de Afganistán pero de vez en cuando escucho el podcast de Orland Castro, The Grey Zone ya que él habla de todos esos temas de geo política.

Como todos sabemos, el 11 de septiembre del 2001 un grupo de hombres asociados con una organización terrorista llamada Al Qaeda secuestraron cuatro aviones en los Estados Unidos. Dos de esos aviones fueron estrellados contra las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York y otro en el Pentágono cerca de Washington, D.C.  El cuarto avión cayó en un campo en el estado de Pensilvania cuando los pasajeros de este impidieron que fuera estrellado contra otro edificio importante de los Estados Unidos como la Casa Blanca o el Capitolio por ejemplo. Más de 3,000 personas perdieron la vida a causa de estos ataques.

El 14 de septiembre de ese año el presidente George W. Bush declaró un estado de emergencia nacional. 4 días más tarde el Congreso de los Estados Unidos aprobó una resolución conjunta que autorizaba al presidente el uso de la fuerza militar. Esta resolución indicaba que el presidente estaba autorizado a usar toda la fuerza necesaria y apropiada contra aquellas naciones, organizaciones o personas que se entienda que planearon, autorizaron, cometieron o ayudaron a los ataques terroristas que ocurrieron el 11 de septiembre del 2001, o que albergaron a tales organizaciones o personas. Esta ley se firmó, según el congreso, con el fin de prevenir cualquier acto futuro de terrorismo internacional contra los Estados Unidos. 

El 13 de noviembre del 2001, el presidente Bush firmó una orden ejecutiva en la que se determinaba que las personas que el gobierno señalara como miembros de Al Qaeda o que hayan ayudado o aceptado cometer actos de terrorismo dirigidos contra los Estados Unidos, o que hayan albergado a terroristas y que no sean ciudadanos americanos, serían sometidas a juicio ante tribunales militares.  En este contexto es que comienza la historia que les quiero contar en el día de hoy.

José Padilla Lebrón, cuyos padres eran puertorriqueños, nació en Brooklyn New York en el 1970 y siendo todavía un niño sus padres se mudaron a Chicago. Desde muy joven se vio envuelto en actividades delictivas, incluso se dice que perteneció en algún momento a la ganga The Latin Kings en Chicago. Antes de cumplir la mayoría de edad José fue condenado por agresión agravada y asesinato en segundo grado por un incidente ocurrido durante una pelea de pandillas. Después de cumplir 18 años José fue liberado y un tiempo más tarde, en el 1991 fue condenado en el estado de Florida por un delito de armas. Estando en la cárcel José se convirtió al islam. Luego de salir de la cárcel José se fue a vivir a Egipto, supuestamente para continuar sus estudios en la religión islámica. En Egipto José cambió su nombre a Abdullah al Muhajir, se casó con una mujer egipcia y tuvo dos hijos. Luego se alega que viajó a varios países del medio oriente como Arabia Saudita, Yemen, Paquistán y Afganistán.

El gobierno de los Estados Unidos alega que en el 2001, mientras estaba en Afganistán, José se acercó a uno de los principales lugartenientes de Osama Bin Laden, un palestino llamado Abu Zubaydeh con quien planificó entre otras cosas, robar material radiactivo dentro de los Estados Unidos para construir y detonar lo que le llaman una bomba sucia.  

El gobierno también alega que José estuvo en un santuario de Al Qaeda en Lahore, Pakistán y que discutió esa y otras propuestas de actos terroristas dentro de los Estados Unidos con algunos miembros de Al Qaeda en un viaje que hizo a solicitud de Abu Zubaydah.  

Aunque el propio gobierno no pensaba que José era un miembro de Al Qaeda como tal, si pensaba que él tenía contacto directo con miembros de alto rango y operativos de la organización terrorista. También pensaban que recibió entrenamiento por parte de miembros de Al Qaeda y que fue enviado a los Estados Unidos para realizar misiones de reconocimiento o tal vez para realizar otros ataques terroristas.

El 8 de mayo del 2002 José Padilla, fue arrestado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, en el aeropuerto de O ‘Hare de Chicago. A principios de abril del 2002 José abandonó Pakistán y viajó hacía Suiza y luego a Egipto. Luego regreso a Suiza en donde tomó un vuelo hacia Chicago.

Varios agentes del F.B.I. abordaron secretamente el vuelo desde Zurich hacia los Estados Unidos para mantener a José bajo vigilancia. Los agentes le pidieron al personal de seguridad de la aerolínea que inspeccionara cuidadosamente su equipaje y sus efectos personales, incluyendo sus zapatos. La razón por la que inspeccionaron sus zapatos y por la que nos hacen quitarnos los zapatos en el aeropuerto es por en diciembre del 2001 un británico convertido al islam de nombre Richard Reid fue acusado de terrorismo cuando fue atrapado con un dispositivo explosivo dentro de sus zapatos en un vuelo de Paris a Miami. Richard Reid fue condenado a cadena perpetua.

Luego del arresto de José Padilla el fiscal general del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, John Ashcroft anunció que habían capturado a un terrorista que estaba planificando construir y explotar un dispositivo radioactivo o 'bomba sucia' dentro del territorio estadounidense. José llevaba consigo $10,000 en efectivo.

En su anuncio el fiscal dijo que el terrorista arrestado se llamaba Abdullah al-Muhajir, de 31 años, quien era ex miembro de una pandilla en la ciudad de Chicago.

José fue transportado al Centro Correccional Metropolitano de Manhattan. En algunos reportes se alega que el gobierno no tenía pruebas solidas en contra de José Padilla que se pudieran sostener en una corte tradicional del sistema de justica por lo que su mejor opción era ponerlo bajo custodia militar para que así pudiera ser detenido indefinidamente.

Para poder hacer esto el presidente Bush designó a José Padilla como combatiente enemigo asociado con una red terrorista.

Según la designación del presidente José estaba estrechamente asociado con Al Qaeda, participaba en actos hostiles y bélicos, incluyendo la preparación para actos de terrorismo internacional dirigidos hacia los Estados Unidos, poseía información útil para prevenir futuros ataques de Al Qaeda y representaba un peligro continuo, presente y grave para la seguridad nacional de los Estados Unidos. El 9 de junio del 2002, sin ninguna advertencia o explicación a él a sus abogados José fue removido del centro de detención de Manhattan y lo trasladaron a una prisión dentro de una base naval en Carolina del Sur en donde pasaría casi 4 años sin que se le celebrara un juicio y siendo sometido a diversas torturas o como les llamaba el gobierno “enchanced interrogation techniques”

La primera tortura a la que fue sometido José Padilla fue el aislamiento. Durante casi dos años, desde el 9 de junio del 2002 hasta el 2 de marzo del 2004 José no tuvo contacto con nadie hasta que ese día se le permitió hablar con sus abogados. Una vez habló con sus abogados sus condiciones de confinamiento siguieron siendo las mismas.  José se encontraba en una unidad compuesta por dieciséis celdas, ocho en el nivel superior y ocho en el nivel inferior. La celda de José estaba en el nivel inferior y era monitoreada electrónicamente las 24 horas del día. Su único contacto con otro ser humano era cuando un guardia le entregaba y luego recogía las bandejas de comida y por supuesto cuando era interrogado. A continuación voy a darles una lista de las torturas a las que José Padilla alega que fue sometido.

·         Ya hablamos aislamiento total en una celda de 10 x 6 durante años, bajo vigilancia de cámaras y sin contacto humano fuera de sus interrogadores.

·         La privación sensorial que es la restricción parcial o total de estímulos o de los sentidos. Por ejemplo le tapaban la única ventana que daba al pasillo; rara vez le permitían hacer ejercicio y cuando lo dejaban hacer ejercicio tenía que hacerlo en la oscuridad; no le daban un espejo, no tenía reloj ni calendario; frecuentemente mantenían su celda en oscuridad total durante mucho tiempo y en otras ocasiones encendían potentes luces por 24 horas y le daban información falsa sobre el lugar en dónde se encontraba.

·         A José no lo dejaban dormir. Para asegurase de esto hacían ruidos fuertes, gritaban, tiraban puertas, etc. 

·         Lo sujetaban con esposas en posiciones sumamente incómodas o de estrés las cuales eras dolorosas durante horas en muchas ocasiones encapuchado.

·         Lo amenazaban con ejecutarlo, cortarlo con un cuchillo o con trasladarlo a Guantánamo para someterlo a peores torturas.

·         La celda de José tenía una cama de acero sin matress.  Como podrán imaginarse el dolor y la incomodidad no lo dejaban dormir.  Se dice que no le dieron un matress hasta poco tiempo antes de su traslado final.

·         Se dice que lo sometieron a la famosa tortura conocida como waterboarding o el ahogamiento simulado en donde se le ponía un paño sobre la boca y la nariz y luego se le echaba agua para que sintiera que se estaba ahogando.

·         Se le administraban drogas en contra su voluntad entre estas alucinógenos como el LSD y PCP.

·         Le prohibición de leer el Corán o practicar su religión por dos años.

·         Los abogados de José alegan que su cliente sufrió graves daños al corazón debido al estrés y a las drogas que le fueron administradas.

Los abogados de José presentaron una petición de hábeas corpus ante el Tribunal de Distrito en Charleston, Carolina del Sur. El habeas corpus es en pocas palabras un recurso legal para solicitar que se libere a una persona que se encuentra detenida sin que le celebre juicio por un periodo determinado de tiempo que puede variar de una jurisdicción a la otra. Aunque el Tribunal de Distrito falló a favor de José en el 2005, el Tribunal de Apelaciones revocó la decisión de este tribunal afirmando que el gobierno podía detener a José Padilla en suelo estadounidense debido a su designación como combatiente enemigo. No conforme con esto la defensa de José acudió ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos alegando que su detención era inconstitucional. El Tribunal Supremo acordó revisar la decisión del tribunal de Apelaciones para determinar si el gobierno tenía la autoridad para detener a José, sin embargo, el 5 de enero de 2006, mientras la solicitud de revisión estaba pendiente, el gobierno le radicó cargos criminales a José y lo transfirió a una cárcel federal en Miami, Florida. El 16 de agosto de 2007, luego de un juicio de tres meses y sólo un día y medio de deliberaciones, José fue declarado culpable de un cargo de conspiración para asesinar, secuestrar o mutilar a personas en el extranjero como parte de la guerra santa y de dos cargos por proporcionar apoyo material a Al Qaeda. En las nuevas acusaciones no se mencionaba nada acerca de la alegada bomba sucia. El gobierno pedía la cadena perpetua para José Padilla.

Las pruebas que tenía el gobierno de los Estados Unidos para acusar a José padilla de estos nuevos cargos en una corte civil eran 2.  La primera era una llamada telefónica del 1997 en la que se escucha a José hablando con su coacusado, un libanés palestino llamado Adam Hassoun. En la llamada ellos hablan sobre "ir allá" aunque no mencionan el lugar, también Hassoun le pregunta a José que si estaba listo y José le respondió; "Si dios lo quiere, hermano. Va a suceder pronto".

La segunda “prueba" en contra de José Padilla era un documento que el gobierno afirmaba que era una solicitud para afiliarse a Al Qaeda. Según el gobierno, José llenó esta solicitud en el 2000. Este documento supuestamente se encontró en un santuario de Al Qaeda en Afganistán. Aunque el gobierno dice que José asistió a un campamento militar de Al Qaeda en Afganistán en uno de sus viajes, el periódico Miami Herald reportó que la fiscalía no presentó pruebas concretas de que José haya asistido a tal campamento militar.

La fecha de nacimiento en el documento concuerda con la de José. El documento también dice que habla español lo cual es cierto también. Supuestamente las huellas digitales de José están en el formulario aunque su nombre no está. El abogado de José, Andrew Patel dijo que la supuesta solicitud fue escrita con dos o tres tintas diferentes y que la letra de la persona que escribe por un lado de la hoja es diferente a la del otro lado. También alega el abogado que el formato de la fecha que se escribió en la carta por un lado tiene el estilo estadounidense, mes, día y año y en el otro lado el estilo europeo, día, mes y año.

A finales del 2007 José Padilla fue encontrado culpable. Luego del veredicto el abogado de José dijo lo siguiente en el medio noticioso Democracy Now!;

 "Creo que para entender lo que pasó en este juicio hay que ponerlo en el contexto de las leyes de conspiración federales. Según estas leyes el gobierno no tiene que probar que algo sucedió, sino solo tiene que probar que unas personas se pusieron de acuerdo de que algo pasaría en el futuro. En este caso fue aún más extremo. A mi cliente lo acusaron de hacer un acuerdo para ponerse de acuerdo de hacer algo en el futuro. Ante cargos así, el gobierno no tiene la obligación de presentar la clase de pruebas que se necesita presentar en un caso penal". 

En enero del 2008 José fue sentenciado a 17 años de prisión y fue enviado a un centro de detención en Miami.

En el 2009 un juez federal falló a favor de José Padilla determinando que podía demandar a John Yoo, un abogado del gobierno de George W. Bush por redactar las teorías legales que permitieron que se dieran las torturas que él alega sufrió. John Yoo fue el responsable de redactar memorandos sobre interrogatorios, detenciones y los poderes presidenciales para la Oficina de Asesoramiento Legal del departamento de justicia del 2001 al 2003. Esta orden emitida por el juez federal Jeffrey White de San Francisco fue la primera vez en la que un abogado del gobierno podría enfrentar cargos por abuso de detenidos. El juez White determinó en su decisión que John Yoo, quien es profesor de derecho en la Universidad de Berkeley en California, fue más allá de sus responsabilidades como abogado cuando ayudó a redactar las políticas de detención y torturas del gobierno de Bush y luego cuando elaboró opiniones legales para justificar esas políticas. La decisión del juez le permitiría a José demostrar que los memorandos de John Yoo provocaron en última instancia que él fuera despojado de sus derechos constitucionales como ciudadano estadounidense.

Para que tengan una idea, El memorando de John Yoo, redactado en el 2001 recomendaba que las fuerzas armadas pudieran utilizar "cualquier medio necesario" para mantener detenidos a los sospechosos de terrorismo. El memorando también recomendaba que el presidente pudiera tener el poder constitucional para permitir la tortura a combatientes enemigos. En una carta dirigida en el 2002 al entonces asesor legal de la Casa Blanca, Alberto Gonzales, John Yoo recomendaba considerar que el tratamiento a presuntos terroristas era tortura solamente si este provocaba niveles de dolor equivalentes a la "falla de órganos, el debilitamiento de las funciones corporales o incluso la muerte". En otras palabras todo era permitido siempre y cuando no ocurriera lo antes mencionado.

Por su parte el gobierno alegó que la cortes no podían examinar las decisiones de altos funcionarios gubernamentales en época de guerra ya que ventilar estas decisiones a la luz pública podía afectar la seguridad nacional o las relaciones diplomáticas con otros países.

El 2 de mayo del 2012, el Tribunal de Apelaciones falló unánimemente en contra de José Padilla afirmando que John Yoo tenía inmunidad en el momento en el que redactó los memorandos. Además el Tribunal indicó que cuando José fue detenido no se había establecido que un combatiente enemigo tuviera las "mismas protecciones constitucionales" que un prisionero o sospechoso convicto, y que su trato no se había establecido legalmente en ese momento como tortura. 

En el 2011 un tribunal de apelaciones dictó que la condena de 17 años de cárcel que había recibido José Padilla en el 2008 era demasiado condescendiente debido a su largo historial criminal como miembro de una pandilla callejera y por haber pertenecido a una célula que apoyaba a una organización terrorista como Al Qaeda. En el 2014 la juez federal de Miami, Marcia Cooke, aumentó la sentencia de José a 21 años y fue trasladado a la prisión de máxima seguridad ADMAX en Florence Colorado conocida como el Alcatraz de las Rocosas.

La madre de José Padilla, Estela Lebrón presentó una querella por la violación a los derechos humanos de su hijo contra el gobierno de los Estados Unidos ante la Comisión interamericana de derechos humanos. 

En esta petición, Estela también alega, que como consecuencia de lo que pasó con su hijo el Estado también violó sus derechos humanos tales como el derecho a la vida familiar, a estar libre de ataques contra la reputación de su familia y a estar libre de tratos crueles, inhumanos y degradantes. 

En esta petición Estela denuncia que mientras José estuvo bajo custodia militar, ella y su familia fueron interrogados por funcionarios del gobierno y constantemente acosados por el público y por miembros de los medios de comunicación. Los periodistas a menudo la seguían a ella y la esperaban fuera de su casa, la de sus padres que eran ancianos y la de sus otros hijos. Estela afirma que su familia sufrió numerosos problemas de salud, tanto físicos como psicológicos a causa de esto. 

Los tribunales nunca llegaron a un fallo final sobre la legalidad de la detención militar de José Padilla ni se pronunciaron sobre la legalidad de los métodos de confinamiento e interrogatorio a los que fue sometido por varios años.

José Padilla todavía se encuentra encarcelado en la prisión ADMAX de Colorado y su fecha de liberación está pautada para el 10 de abril del 2026.