Crimepod Puerto Rico

Manolo El Brujo

January 19, 2022 Armando Torres Season 3 Episode 84
Crimepod Puerto Rico
Manolo El Brujo
Show Notes Transcript

En este episodio hablamos de un crimen ocurrido en el 2011 en la ciudad de Bayamón, Puerto Rico. El principal sospechoso de este caso era un santero o babalao conocido como Manolo El Brujo quien fue señalado como el responsable de la muerte de su ahijada espiritual en el palo monte, una rama de la religión yoruba, la tasadora y empresaria Brendalí Sierra Ramos de 38 años.

Recuerda seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram 

Visita crimepodpr.com para más detalles.

Música de fondo : A Person That They Will All Fear by CO.Ag Music
                                       Oro Seco - Tambor a los Orishas by OshaeIfa
                                       Canto a Orula u Orunmila by La Casa de Obatalá

 Fuentes de información y documentos adicionales disponibles en Patreon.

Este episodio es traído a ustedes por Libros787.com. Ordena tus libros favoritos escritos por autores puertorriqueños desde la comodidad de tu casa. Utiliza el código promocional: CRIMEPODPR para que recibas envío gratuito en tu primera compra. Envíos a todas partes de Puerto Rico y Estados Unidos.

Support the show

Saludos espero que te encuentres bien, hoy estaré hablando de un crimen ocurrido en el 2011 en la ciudad de Bayamón, Puerto Rico. El principal sospechoso de este caso era un santero o babalao conocido como Manolo El Brujo de 56 años, quien fue señalado como el responsable de la muerte de su ahijada espiritual en el palo monte, una rama de la religión yoruba, la tasadora y dueña de la empresa Brendalí Sierra & Associates. Brendalí Sierra Ramos tenía 38 años al momento de su muerte.

La santería es una religión antigua originada en África, la cual es practicada en varios países caribeños, incluyendo Puerto Rico. Esta religión fue traída al Caribe por esclavos provenientes principalmente de la región de Nigeria pertenecientes en su mayoría a un grupo étnico llamado yorubas. Estos esclavos adaptaron su religión mezclándola con el catolicismo, que era la religión de sus esclavistas, uniendo a sus deidades africanas con los santos católicos y formando así una serie de religiones con sus propios cultos y rituales. Bueno, no voy a entrar de lleno en todos los elementos de estas religiones, solo quería dar un corto trasfondo de su origen, esto debe ser tema para otro podcast. Pero la información es importante porque la santería se menciona bastante en los reportajes de este caso.

El 7 de septiembre del 2011, Brendalí Sierra participó de una ceremonia con su padrino el santero José Manuel Rodríguez a quien conocían como Manolo El Brujo. Al terminal los rituales Brendalí salió de la casa del santero y se subió a su guagua BMW color vino acompañada de un joven llamado Juan Laureano al que conocían como McGyver para ir a arrojar una piedra como parte de un ritual de limpieza ordenado por Manolo El Brujo. Brendalí no se imaginaba lo que el destino le deparaba aquella noche. Mientras realizaba el ritual para deshacerse de la piedra, McGyver se le acercó y le disparó en la cabeza. 

Esa misma noche Brendalí fue reportada como desaparecida por sus familiares. Al siguiente día, el 8 de septiembre del 2011 su cuerpo fue encontrado en un monte del sector Tío Mito del barrio Guaraguao, en Bayamón. 

Cerca de su cuerpo había un velón blanco, un moño de pelo color verde, dos botones que pertenecían a su ropa, un casquillo de bala calibre 9 milímetros y una piedra envuelta en papel de estraza metida dentro de un hoyo.  Al observar su cuerpo los investigadores notaron que presentaba dos disparos en la cabeza.

Muchos rumores surgieron al principio sobre el motivo de este asesinato. Se dijo que posiblemente Brendalí formaba parte de alguna manera en una investigación sobre fraude hipotecario pero este rumor fue prontamente descartado. 

También se llegó a pensar que su asesinato pudo haber sido una forma de venganza ya que su hermana era fiscal, sin embargo este rumor también fue descartado.

Un agente de homicidios de la policía de Puerto Rico de apellido Rosa llegó hasta la casa de Manolo El Brujo ya que su número de teléfono era el último registrado en el historial de llamadas del celular de Brendalí.

El agente entrevistó a Manolo El Brujo el 12 de septiembre de 2011. Manolo le contó al agente que  Brendalí iba todos los días a su casa a almorzar, que tenían una amistad muy íntima, que ella lo ayudaba a comprar sus medicinas y a pagar la renta de su casa ubicada en la urbanización Santa Rosa en Bayamón.

Manolo le dijo al agente que el 7 de septiembre ella llegó hasta su casa con un caldo gallego y él le hizo un ritual de limpieza, le dio una vela para que se la dedicara a su santo y luego se marchó.

Un tiempo después Manolo El Brujo le dijo al agente que se iba de viaje a Miami para hacer unas gestiones pero que regresaría pronto, sin embargo, no regresó.

La policía encontró el carro de Manolo en casa de su exesposa. Dentro de su auto encontraron documentos de personas que le reclamaban dinero que él les debía.

Mientras la investigación del asesinato de Brendalí continuaba y Manolo, quien era persona de interés en este caso estaba desaparecido, la fiscalía le radicó varios cargos en ausencia pero por un caso de fraude ocurrido también en el 2011. El juez Rafael Villafañe, determinó causa para arresto en ausencia y le fijó una fianza de $100,000 por lo que se emitió una orden de arresto y extradición. 

En junio del 2012 Manolo El Brujo fue localizado en el estado de Connecticut y fue traído de vuelta a Puerto Rico.

El 27 de junio del 2012 el agente Rosa de la policía de Puerto Rico entrevistó nuevamente a Manolo El Brujo con relación a la muerte de Brendalí y este le dijo al agente que deseaba hablar con los fiscales para decirles toda la verdad, entonces agente le leyó sus derechos.

“Usted tiene derecho a guardar silencio, todo lo que diga podrá y será usado en su contra. Tiene derecho a consultar con un abogado y tenerle consigo durante el interrogatorio. En caso de que usted no pueda pagar un abogado el estado le asignará uno para que lo represente.”

Manolo El Brujo comenzó a contarle al agente que conoció a Brendalí en el 2010 en casa de un pariente de Jorge Ramos, quien en ese momento era el padrino espiritual de Brendalí. Desde ese entonces Manolo comenzó a hacerle ceremonias de santería a Brendalí y a su hermana. Manolo le dijo al agente que Jorge Ramos había mandado a matar a Brendalí porque él le debía un dinero que no le podía pagar. Dijo además que esa era su única verdad, que no quería quedarse con eso en el sistema porque que estaba enfermo y estaba arrepentido de no haber hablado antes.

El agente durante su investigación notó algunas discrepancias con el relato de Manolo El Brujo. Al terminar la entrevista el agente se lo llevó a almorzar y según relata, luego Manolo le confesó que había sido él y un tal McGyver quienes realmente habían planificado asesinar a Brendalí. Le dijo además que había mencionado a Jorge Ramos para que su historia fuera más "atractiva" y también porque le tenía coraje por otros asuntos personales.

Según el agente Rosa, Manolo El Brujo le dijo que él le debía $40,000 a Brendalí y que McGyver le debía unos $6,000. Supuestamente ellos ya estaban hartos de que ella les estuviera cobrando el dinero por lo que planificaron matarla.

Además en su investigación el agente Rosa concluyó que Manolo el Brujo era un “babalao fatulo” que se dedicaba a timar personas, principalmente a mujeres, cobrándoles hasta $2,000 para hacerle trabajos como palero, de santería y espiritismo.

Luego de que el agente Rosa entrevistara a Manolo El Brujo por segunda vez y este le confesara lo ocurrido, lo llevó hasta el Albergue de Testigos del Departamento de Justicia. Estando en el albergue el agente Rosa lo buscó en un par de ocasiones para seguir entrevistándolo, además le llevaba comida, ropa y en una ocasión lo llevó a comprar un abanico. Manolo estuvo en el albergue hasta el 8 de agosto del 2012 cuando se le radicaron cargos por el asesinato de Brendalí. 

Durante la vista para encontrarle causa probable para arresto a Manolo El Brujo se le se le impuso una fianza de $4 millones de dólares, sin derecho al diez por ciento y fue ingresado en prisión.

Los cargos en su contra presentados por la fiscal Phoebe Isales fueron asesinato en primer grado en su modalidad de premeditación, conspiración, destrucción de pruebas y ley de armas.

Mientras se daba el proceso en contra de Manolo el Brujo Juan Laureano alias McGyver quien se dice que era un gatillero y narcotraficantes, se encontraba preso en el Centro Metropolitano de Detención Federal en Guaynabo luego de ser arrestado en un operativo federal contra el narcotráfico. McGyver dijo que Manolo El Brujo fue quien le sugirió a él que mataran a Brendalí y planificó cómo se ejecutaría el asesinato.

El proceso judicial en contra de José Manuel Rodríguez, Manolo El Brujo, comenzó en la vista preliminar ante el juez Francisco Ojeda Diez en el Tribunal de Bayamón. 

El primer testigo durante la vista fue Alfredo García, quien había sido padrino de Brendalí en la religión del Palo Monte hasta el 2010. Alfredo indicó en la vista ante las preguntas del fiscal Enrique Rivera Mendoza, que conocía a Brendalí desde el 2007 y a Manolo El Brujo desde el 1999. Según contó, Manolo fue el que lo inició en la religión en el 2001.

Alfredo García y Manolo El Brujo tenían una relación de ahijado y padrino hasta que tuvieron problemas por un supuesto fraude. Debido a esto perdieron comunicación hasta el 2010 cuando tuvieron un encontronazo para decidir quién debía ser el padrino espiritual de Brendalí. 

Según Alfredo García las diferencias se debieron a que Manolo entendía que un compañero de Alfredo quien también era santero, no debía ser el padrino de Brendalí porque en una ocasión había salido a comer con ella en el 2007 y eso podía vincularlos sentimentalmente.

Finalmente Manolo El Brujo logró su objetivo y pasó a ser el padrino de Brendalí.

Alfredo García y Manolo El Brujo también tuvieron problemas en octubre del 2010 por unas "discrepancias" sobre cómo se debía efectuar un ritual religioso que envolvía a la hermana de Brendalí. Según Alfredo García, Manolo no quería que se le dieran golpes o planazos con un machete a la hermana de Brendalí porque recientemente había dado a luz. De todos modos hicieron el ritual dándole los  golpes. Todos participaron de este ritual incluyendo a Brendalí. 

Luego de que se encontrara causa para juicio en contra de Manolo El Brujo se llevó a cabo el juicio en su fondo ante un jurado compuesto por 12 puertorriqueños en la sala de la jueza Vivian Durieaux Rodríguez. Durante el juicio se presentaron varios testigos. Entre estos se destaca el testimonio de Luis Rivera quien era abogado y cuñado de Brendalí.

Luis Rivera quien fue traído por la fiscalía dijo durante su testimonio que en un principio no le pasó por la mente que Manolo El Brujo fuera el autor o que estuviera envuelto de alguna forma en el asesinato de su cuñada, debido a la relación cercana que este mantenía con Brendalí.

En un momento dado al ser cuestionado por la abogada de Manolo El Brujo, Glorimar Acevedo, de la Sociedad para la Asistencia Legal, Luis admitió que incluso llegó a buscar ayuda legal para Manolo ya que en ese momento no creía que él tuviera nada que ver con el crimen. 

Según Luis Rivera, Manolo quería consultar a un abogado ya que estaba preocupado porque en la primera entrevista que tuvo con la policía había dicho que Brendalí salió sola de su casa cuando la verdad era que ella había salido con McGyver, quien también era su ahijado espiritual.  

Luis Rivera declaró que coordinó una reunión para que Manolo El brujo conversara un abogado criminalista amigo suyo.  

Luis Rivera, quien también era santero, recibió una advertencia de su padrino espiritual en la que le daba a entender que Brendalí podía estar en peligro unos días antes de su muerte, sin embargo, no le dijo nada a ella sobre la supuesta advertencia. Solamente se lo comentó a su esposa.

En la continuación de su testimonio Luis Rivera indicó que se enteró el 8 de septiembre del 2011, a través del propio Manolo El Brujo, que su cuñada estaba desaparecida. Manolo le dijo que ella había salido de su casa la noche antes con la encomienda de tirar una piedra en el monte o en la manigua como le dicen en el lenguaje yoruba.  

Ante las preguntas del fiscal José Virella Santana, Luis Rivera dijo que confió en  Manolo El Brujo porque estaba en shock ante la muerte de Brendalí y porque según dijo, no le cabía en la cabeza que una persona en la cual habían depositado su confianza fuera capaz de cometer un acto tan vil.  

Otro de los testimonios destacados en este caso fue el de la patóloga forense Rosa Rodríguez

El informe realizado por la patóloga forense quien trabajaba para el Instituto de Ciencias Forenses de Puerto Rico indicaba que Brendalí murió de “un disparo de contacto” o a "quema ropa" como se le dice comúnmente el cual que entró por la parte de atrás de su cabeza.

Según la patóloga, la trayectoria de la bala era de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba. A su entender Brendalí no se trató de defender en ningún momento.

Unas 24 horas habían transcurrido desde el momento en el que Brendalí fue asesinada hasta que un guardia municipal encontró su cuerpo.

El cadáver de Brendalí, el cual había llegado al ICF en la madrugada del 9 de septiembre del 2011, tenía algunos moretones en el área de los muslos y en otras partes de sus piernas. Según la patóloga que examinó su cuerpo los golpes eran frescos por lo que se cree que pudieron ocurrir al momento del asesinato o tal vez algún tiempo antes.

La patóloga también indicó que cuando Brendalí recibió el disparo pudo haber estado doblada, tal vez en cuchillas o quizás subiendo o bajando la cuesta en donde fue asesinada.

El cuerpo de Brendalí fue encontrado boca arriba y de medio lado por lo que la patóloga explicó que luego de recibir el disparo ella pudo haberse movido hasta quedar en esa posición o tal vez pudo haber sido movida ya que la mayor concentración de sangre estaba en la parte de atrás de su blusa y se podían apreciar manchas de transferencia, que son las manchas de sangre que se observan cuando un objeto o cuerpo con sangre toca alguna superficie que no tiene sangre.

En el análisis de ADN que se les hizo a las muestras tomadas de las uñas de Brendalí no se pudo encontrar material genético de otra persona ni tampoco se encontró evidencia alguna de agresión sexual en las muestras tomadas con este fin o en el llamado safe kit.

Luego de presentada toda la prueba un jurado compuesto por tres hombres y ocho mujeres encontró culpable a Manolo el Brujo por el asesinato de Brendalí Sierra Ramos.

En junio del 2013 Manuel Rodríguez Rodríguez alias "Manolo el Brujo" fue sentenciado por la jueza Vivian Durieux Rodríguez del Tribunal de Bayamón a una pena fija de 99 años de prisión por asesinato y 3 años por el delito de conspiración. 

Antes de ser sentenciado se le preguntó a Manolo El Brujo si quería decir algo pero él dijo que no. Luego de la sentencia la fiscalía dijo que todavía esto no había terminado ya que aún estaban investigando al tal McGyver.

Según la información que pude obtener, no se le radicaron cargos a más nadie con relación a este caso, solamente a Manolo El Brujo.

Posiblemente esto se deba a que en el 2013 Juan M Laureano alias McGyver quien fue el que supuestamente mató a Brendalí, fue encontrado culpable a nivel federal por posesión de armas ilegales y narcotráfico y fue sentenciado a cadena perpetua.

 Actualmente se encuentra cumpliendo su sentencia en la prisión federal Coleman número 2 en SUMTERVILLE, FL.