Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

Santa Bernardina del Monte - Adultos

August 23, 2019 Juan Betancur Season 1 Episode 12
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
Santa Bernardina del Monte - Adultos
Chapters
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
Santa Bernardina del Monte - Adultos
Aug 23, 2019 Season 1 Episode 12
Juan Betancur

Había un vez un país donde por el fenómeno del niño se había producido una gran sequia, las fuentes de agua se estaban secando y la generación hidroeléctrica se vio seriamente afectada. Para ahorrar energía, las autoridades de dicho país ordenaron que a las 0 horas de el día 15 de mayo, las 24 horas del 14 de mayo o las 12 de la noche del 14 de mayo los relojes de todo el país se atrasaran una hora, pasando a marcar las 11 de la noche del 14 de mayo.  De este modo la gente que tuviera que levantarse a las cinco de la mañana del día quince no tendría que prender ninguna luz, ya que en realidad serían las seis y el sol estaría ya estaría saliendo. 

Santa Bernardina del Monte era un pequeño pueblo de un pequeño departamento de aquel país, pero si por algo se destacaba Santa Bernardina era por ser considerado el pueblo más cívico del país.

En sus discursos, el gobernador del departamento se deshacía en elogios sobre Santa Bernardina del monte y sus habitantes. Decia cosas como : Si todos los pueblos de este país tuvieran la responsabilidad y el civismo de los santa bernardinos otro seria el cantar. Un saludo desde aquí a todos ellos.

Llegado el 14 de mayo, el alcalde convoco a todos los habitantes de santa Bernardina de monte en la plaza principal y con voz ceremoniosa les leyó la ley donde se ordenaba a todos los habitantes a retroceder una hora las manecillas del reloj a las 12 de la noche de aquel día. Y termino su pequeño discurso diciendo. ¨Como es bien sabido nuestro pueblo es el más cívico del país, no le quedemos mal al país en este duro momento de la historia y demostremos nuestro compromiso patriotico¨

Después del discurso, Todos en el pueblo se sintieron supremamente orgullosos de si mismos y rápidamente salieron a sus casas a esperar las 12 de la noche de aquel día. 

Cuando llegó el momento –las cero horas del día quince de mayo - la gente de Santa Bernardina del Monte, obediente como era, atrasó sus relojes una hora. Cada reloj de cada casa fue atrasado por su dueño, cada reloj de cada oficina gubernamental fue atrasado  por un funcionario publico y el reloj de la iglesia fue atrasado por el monaguillo de la iglesia. Y así todos se sintieron aliviados y felices de haber cumplido con su deber patriótico. 

Sin embargo, y como el tiempo corre inexorablemente, una hora después en Santa Bernardina del mónte el reloj de la iglesia comenzó a dar las 12 campanadas desde la torre y todos los habitantes de aquel cívico pueblo se dieron cuenta que de nuevo eran las 12 de la noche del 14 o las 0 horas del 15 y todos comenzaron a preguntarse que hacer. Instintivamente, recordaron la ley leida por el alcalde y de nuevo todos corrieron a retroceder una hora el reloj. Santa Bernardina estaba de nuevo en las 11 de la noche de 14 de mayo. Y de nuevo se sintieron aliviados de su responsabilidad con el país. 

Pero de nuevo, una hora mas tarde, notaron que el reloj marcaba de nuevo las 12 y la confusión reino en el pueblo. el alcalde le pidió a todos que de nuevo se reunieran en la plaza para decidir que hacer ante aquella coyuntura y con voz aun mas ceremoniosa y demandante, leyó de nuevo el decreto ley y finalizo diciendo. Esta claro que debemos obedecer la ley y que para conservar nuestro fama de ejemplo cívico, deberemos devolver el reloj una hora. Y todos regresaron a sus relojes para obedecer. 

Y la noche del 14 de mayo continuo en santa Bernardina con los habitantes retrocediendo el reloj una y otra vez. Sin embargo unas horas después el sol comenzó a salir y los gallos comenzaron a cantar llamando a un nuevo día, pero el compromiso cívico era mas fuerte que las leyes de la naturaleza y los habitantes de aquel pueblo cerraron todas las puertas y ventanas, corrieron las cortinas y rápidamente le taparon el pico al gallo para que no cantara. En santa Bernardina del monte seguía siendo la noche del 14 de mayo. 

Como todo el pueblo estaba s

Show Notes

Había un vez un país donde por el fenómeno del niño se había producido una gran sequia, las fuentes de agua se estaban secando y la generación hidroeléctrica se vio seriamente afectada. Para ahorrar energía, las autoridades de dicho país ordenaron que a las 0 horas de el día 15 de mayo, las 24 horas del 14 de mayo o las 12 de la noche del 14 de mayo los relojes de todo el país se atrasaran una hora, pasando a marcar las 11 de la noche del 14 de mayo.  De este modo la gente que tuviera que levantarse a las cinco de la mañana del día quince no tendría que prender ninguna luz, ya que en realidad serían las seis y el sol estaría ya estaría saliendo. 

Santa Bernardina del Monte era un pequeño pueblo de un pequeño departamento de aquel país, pero si por algo se destacaba Santa Bernardina era por ser considerado el pueblo más cívico del país.

En sus discursos, el gobernador del departamento se deshacía en elogios sobre Santa Bernardina del monte y sus habitantes. Decia cosas como : Si todos los pueblos de este país tuvieran la responsabilidad y el civismo de los santa bernardinos otro seria el cantar. Un saludo desde aquí a todos ellos.

Llegado el 14 de mayo, el alcalde convoco a todos los habitantes de santa Bernardina de monte en la plaza principal y con voz ceremoniosa les leyó la ley donde se ordenaba a todos los habitantes a retroceder una hora las manecillas del reloj a las 12 de la noche de aquel día. Y termino su pequeño discurso diciendo. ¨Como es bien sabido nuestro pueblo es el más cívico del país, no le quedemos mal al país en este duro momento de la historia y demostremos nuestro compromiso patriotico¨

Después del discurso, Todos en el pueblo se sintieron supremamente orgullosos de si mismos y rápidamente salieron a sus casas a esperar las 12 de la noche de aquel día. 

Cuando llegó el momento –las cero horas del día quince de mayo - la gente de Santa Bernardina del Monte, obediente como era, atrasó sus relojes una hora. Cada reloj de cada casa fue atrasado por su dueño, cada reloj de cada oficina gubernamental fue atrasado  por un funcionario publico y el reloj de la iglesia fue atrasado por el monaguillo de la iglesia. Y así todos se sintieron aliviados y felices de haber cumplido con su deber patriótico. 

Sin embargo, y como el tiempo corre inexorablemente, una hora después en Santa Bernardina del mónte el reloj de la iglesia comenzó a dar las 12 campanadas desde la torre y todos los habitantes de aquel cívico pueblo se dieron cuenta que de nuevo eran las 12 de la noche del 14 o las 0 horas del 15 y todos comenzaron a preguntarse que hacer. Instintivamente, recordaron la ley leida por el alcalde y de nuevo todos corrieron a retroceder una hora el reloj. Santa Bernardina estaba de nuevo en las 11 de la noche de 14 de mayo. Y de nuevo se sintieron aliviados de su responsabilidad con el país. 

Pero de nuevo, una hora mas tarde, notaron que el reloj marcaba de nuevo las 12 y la confusión reino en el pueblo. el alcalde le pidió a todos que de nuevo se reunieran en la plaza para decidir que hacer ante aquella coyuntura y con voz aun mas ceremoniosa y demandante, leyó de nuevo el decreto ley y finalizo diciendo. Esta claro que debemos obedecer la ley y que para conservar nuestro fama de ejemplo cívico, deberemos devolver el reloj una hora. Y todos regresaron a sus relojes para obedecer. 

Y la noche del 14 de mayo continuo en santa Bernardina con los habitantes retrocediendo el reloj una y otra vez. Sin embargo unas horas después el sol comenzó a salir y los gallos comenzaron a cantar llamando a un nuevo día, pero el compromiso cívico era mas fuerte que las leyes de la naturaleza y los habitantes de aquel pueblo cerraron todas las puertas y ventanas, corrieron las cortinas y rápidamente le taparon el pico al gallo para que no cantara. En santa Bernardina del monte seguía siendo la noche del 14 de mayo. 

Como todo el pueblo estaba s