Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

El contrato

September 18, 2019 Juan Betancur Season 1 Episode 38
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
El contrato
Chapters
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
El contrato
Sep 18, 2019 Season 1 Episode 38
Juan Betancur

Había una vez un abogado que se encontraba en muy mala situación económica. A su bufete de abogado no entraba nadie hacia meses y desesperado por su falta de ingresos económicos busco la última de las opciones. En los pasillos de los tribunales había visto frecuentemente a aquel máximo usurero buscando como sacar provecho de las desesperaciones de los desafortunados y de los en total ruina. 

 

Acercándose a el lo conmino a que le facilitara los recursos necesarios para vivir al menos 10 años mas sin preocupaciones, el usurero que sabia de desesperanza y como sus victimas estarían dispuestos a cualquier cosa para solucionar sus afujías económicas acepto sin vacilaciones. 

 

El abogado después de sentarse con el usurero a definir los términos del contrato, se dedico a la confección del contrato y cada una de las clausulas que este debía tener. 

Días después se encontraron el abogado y el máximo usurero en la oficina del abogado y después de recibir el dinero que le permitiría vivir cómodamente por los próximos 10 años y habiendo firmado el contrato elaborado por el abogado con todo detenimiento el máximo usurero se retiro con una sonrisa entre los labios. 

 

Al siguiente día, mientras el abogado se encontraba disfrutando de un vaso de whiskey en su despacho una tormenta de fuego e ira entro en su oficina y la cara de aquel máximo usurero llena de furia se dirigía hacia él blandiendo el contrato firmado el día anterior y con grandes maldiciones rompía en contrato sellado y escriturado frente a la cara del abogado, porque después de leer el contrato detenidamente y asesorado de múltiples otros abogados que trabajaban para el resulto que era él, el diablo, el que le había vendido su alma al abogado.  

Show Notes

Había una vez un abogado que se encontraba en muy mala situación económica. A su bufete de abogado no entraba nadie hacia meses y desesperado por su falta de ingresos económicos busco la última de las opciones. En los pasillos de los tribunales había visto frecuentemente a aquel máximo usurero buscando como sacar provecho de las desesperaciones de los desafortunados y de los en total ruina. 

 

Acercándose a el lo conmino a que le facilitara los recursos necesarios para vivir al menos 10 años mas sin preocupaciones, el usurero que sabia de desesperanza y como sus victimas estarían dispuestos a cualquier cosa para solucionar sus afujías económicas acepto sin vacilaciones. 

 

El abogado después de sentarse con el usurero a definir los términos del contrato, se dedico a la confección del contrato y cada una de las clausulas que este debía tener. 

Días después se encontraron el abogado y el máximo usurero en la oficina del abogado y después de recibir el dinero que le permitiría vivir cómodamente por los próximos 10 años y habiendo firmado el contrato elaborado por el abogado con todo detenimiento el máximo usurero se retiro con una sonrisa entre los labios. 

 

Al siguiente día, mientras el abogado se encontraba disfrutando de un vaso de whiskey en su despacho una tormenta de fuego e ira entro en su oficina y la cara de aquel máximo usurero llena de furia se dirigía hacia él blandiendo el contrato firmado el día anterior y con grandes maldiciones rompía en contrato sellado y escriturado frente a la cara del abogado, porque después de leer el contrato detenidamente y asesorado de múltiples otros abogados que trabajaban para el resulto que era él, el diablo, el que le había vendido su alma al abogado.