Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

El águila y el halcón

October 06, 2019 Juan Betancur Season 1 Episode 45
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
El águila y el halcón
Chapters
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
El águila y el halcón
Oct 06, 2019 Season 1 Episode 45
Juan Betancur

Había una vez dos jóvenes Sioux enamorados. Desde niños jugaban juntos y cunado se hicieron jóvenes desarrollaron un amor profundo el uno por el otro. En sus años de juventud siempre deseaban estar juntos todo el tiempo y en la aldea todos hablaban de ellos como futura pareja. 

Un día el joven sioux le propuso a su enamorada que fueran donde el chaman de la tribu para pedirle algo especial. Querían que el chaman les hiciera un conjuro para que nunca se separaran. Tan grande era su amor que jamás querían vivir uno lejos del otro. 

El chaman que era un ser muy sabio les pidió que para hacerles el conjuro debían traerle un águila y un halcón, pero que no podían cazarlos usando flechas, sino que tenían que cazarlos usando una red. Los animales debían ser traídos a la aldea vivos. 

 El joven sioux se marcho y después de varios días agónicos por estar lejos de su amada cazando alcanzo a coger un águila utilizando una red. Mientras tanto la joven muchacha había hecho lo mismo con un halcón.

 Ambos animales fueron llevados donde el chaman y este tomando una cuerda los ató de los pies para que no se volaran. Y se los entrego a la pareja diciendo. Llévense este par de animales atados unos a otros y obsérvenlos por algunos días, si después de observarlos desean que les prepare un conjuro para estar siempre juntos vuelvan a mí y yo los hare.

 La pareja tomó los pájaros y dejándolos en un corral los observabas.  Así cuando uno de los pájaros  trababa de volar, el otro no lo permitía por que estaban amarrados de la pata, hasta que ambos cansados de tratar de volar  simplemente se dedicaban a dar  salticos por el suelo. 

 A los días, como ambas aves querían volar según lo mandaba su naturaleza y notando que la otra no lo permitía, comenzaron a agredirse una a la otra picándose hasta llegar a lastimarse, y nunca pudieron alzar el vuelo. Los jóvenes enamorados fueron donde el chaman y le contaron lo que habían visto y como los pájaros no eran capaces de volar por estar atados uno al otro. 

 El chaman les dijo

 Ahora suéltenlas y obsérvelas volar. Los jóvenes desataron las dos aves y cada una salió volando por su propio lado y jamás se volvieron a encontrar.

 El chaman les dijo. 

 Un conjuro es como una cuerda que los mantendrá permanentemente atados y como estarían amarrados como el águila y el halcón, tarde o temprano, se harían daño entre ustedes. 

 Si queréis que vuestro amor perdure, debe volar juntos pero nunca atados. Como las aves cada uno debe decidir cuando volar y cuando estar juntos. Respeten el derecho de volar siguiendo su propio camino. Solo las personas libres son capaces de amar.

 Los dos jóvenes comprendieron el mensaje y siguieron amándose sin necesidad de conjuros.

Show Notes

Había una vez dos jóvenes Sioux enamorados. Desde niños jugaban juntos y cunado se hicieron jóvenes desarrollaron un amor profundo el uno por el otro. En sus años de juventud siempre deseaban estar juntos todo el tiempo y en la aldea todos hablaban de ellos como futura pareja. 

Un día el joven sioux le propuso a su enamorada que fueran donde el chaman de la tribu para pedirle algo especial. Querían que el chaman les hiciera un conjuro para que nunca se separaran. Tan grande era su amor que jamás querían vivir uno lejos del otro. 

El chaman que era un ser muy sabio les pidió que para hacerles el conjuro debían traerle un águila y un halcón, pero que no podían cazarlos usando flechas, sino que tenían que cazarlos usando una red. Los animales debían ser traídos a la aldea vivos. 

 El joven sioux se marcho y después de varios días agónicos por estar lejos de su amada cazando alcanzo a coger un águila utilizando una red. Mientras tanto la joven muchacha había hecho lo mismo con un halcón.

 Ambos animales fueron llevados donde el chaman y este tomando una cuerda los ató de los pies para que no se volaran. Y se los entrego a la pareja diciendo. Llévense este par de animales atados unos a otros y obsérvenlos por algunos días, si después de observarlos desean que les prepare un conjuro para estar siempre juntos vuelvan a mí y yo los hare.

 La pareja tomó los pájaros y dejándolos en un corral los observabas.  Así cuando uno de los pájaros  trababa de volar, el otro no lo permitía por que estaban amarrados de la pata, hasta que ambos cansados de tratar de volar  simplemente se dedicaban a dar  salticos por el suelo. 

 A los días, como ambas aves querían volar según lo mandaba su naturaleza y notando que la otra no lo permitía, comenzaron a agredirse una a la otra picándose hasta llegar a lastimarse, y nunca pudieron alzar el vuelo. Los jóvenes enamorados fueron donde el chaman y le contaron lo que habían visto y como los pájaros no eran capaces de volar por estar atados uno al otro. 

 El chaman les dijo

 Ahora suéltenlas y obsérvelas volar. Los jóvenes desataron las dos aves y cada una salió volando por su propio lado y jamás se volvieron a encontrar.

 El chaman les dijo. 

 Un conjuro es como una cuerda que los mantendrá permanentemente atados y como estarían amarrados como el águila y el halcón, tarde o temprano, se harían daño entre ustedes. 

 Si queréis que vuestro amor perdure, debe volar juntos pero nunca atados. Como las aves cada uno debe decidir cuando volar y cuando estar juntos. Respeten el derecho de volar siguiendo su propio camino. Solo las personas libres son capaces de amar.

 Los dos jóvenes comprendieron el mensaje y siguieron amándose sin necesidad de conjuros.