Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

La protesta de los útiles (infantil)

November 10, 2019 Juan Betancur Season 1 Episode 80
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
La protesta de los útiles (infantil)
Chapters
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
La protesta de los útiles (infantil)
Nov 10, 2019 Season 1 Episode 80
Juan Betancur

Había una vez una niño que se llamaba Emilio. Emilio era un niño muy obediente y responsable y siempre le obedecía a la mama y al papa. Emilio además era un niño muy buen estudiante. 

 

Un día Emilio se levanto como todas las mañanas, se ducho, se vistió, desayuno y finalmente se lavo los dientes y se estaba preparando para salir para el colegio. Pero algo muy raro sucedió aquel día. Cuando Emilio fué a coger los útiles para salir para el colegio sintió una algarabía muy grande dentro  del bolso del colegio. De su bolso salían voces de protesta y mucho ruido. Cuando Emilio abrió el bolso de los útiles, vio como todos los útiles de estudio de un brinco se salieron y se pararon desafiantes en la mesa de estudio. Emilio no podía creer los que estaba viendo. Frente a el estaban todos sus libros, cuadernos, reglas, lápices y colores. Todos con una mirada desafiante. 

 

Emilio que siempre había tenido una relación cordial con sus útiles de colegio los miro fijamente y les dijo. 

 

Que pasa aquí. Miren que mi mamá me va a llamar dentro de 5 minutos para que salgamos para el colegio. Díganme que esta sucediendo. 

 

La regla que era muy estricta y derecha en la forma de hablar le dijo. Pues No vamos a ir al colegio. Ni hoy ni mañana ni nunca. Los otros útiles dijeron al mismo tiempo. Siiii no iremos al colegio nunca más. Nos quedaremos aquí para siempre.

 

Emilio que apenas estaba saliendo de su asombro les dijo. Pero que paso. Que sucedió si por muchos años hemos ido al colegio y siempre han estado felices. Que sucedió que cambiaron de parecer. 

 

El libro de matemáticas que era muy estricto dijo. Cierto por muchos años hemos ido al colegio juntos pero muchas cosas han cambiado y por eso no queremos ir al colegio nunca mas. 

 

Emilio les dijo. Ok díganme que les está molestando y veré lo que puedo hacer. 

 

Uno de los cuaderno dijo. 

 

Emilio antes yo era muy importante para ti, siempre escribías en clase en mis renglones, incluso cuando estabas aprendiendo a escribir y te salías de los renglones, yo disfrutaba porque tu ponías mucho empeño en tratar de escribir. Pero ahora ni siquiera escribes en mis hojas, ya todo lo que haces en el colegio es mirar una pantalla y no tomas notas en mi cuaderno. Eso es injusto. 

 

El libro de Ingles abrió sus páginas y dijo. Mira aquí están todas mis palabras y ninguna esta subrayada. Durante años he recogido palabras nuevas para que las aprendas y veo que no las estas utilizando. Para eso mas bien me quedo aquí en la casa y no voy al colegio. 

 

Los colores se pararon en una fila multicolor y en coro gritaron. Y a nosotros ya ni siquiera nos estas sacando punta. Hemos estado todo el año esperando para dibuja y colorear paisajes con arcoíris y bellos animales en los bosques, pero prefieres colorear con tu dedo en una pantalla. Ya no nos sentimos útiles para nada. 

 

El borrador de dos colores salto, como solo los borradores saben hacerlo y dijo. Y yo también estoy aburrido porque como no escribes nada y no dibujas nada pues tampoco necesitas ya borrar nada. Mírame mis dos partes están intactas excepto por los mordiscos que tengo por culpa de tu perrita que le encanta morderme. En fin, no tengo nada que hacer en el colegio y me aburro. 

 

Y así cada uno del libros, cuadernos, lapiceros y borradores se manifestaron en contra de que Emilio los llevara al colegio y no los utilizara. 

 

Emilio que era muy amable con sus Utiles escolares y los trababa muy bien sintió que ellos tenían razón. El colegio tenia computadores que eran los que utilizaban todo el día y los libros y los cuadernos y obviamente los colores, borradores y reglas se quedaban muchas veces dentro de el bolso sin ser utilizados. Y eso

Show Notes

Había una vez una niño que se llamaba Emilio. Emilio era un niño muy obediente y responsable y siempre le obedecía a la mama y al papa. Emilio además era un niño muy buen estudiante. 

 

Un día Emilio se levanto como todas las mañanas, se ducho, se vistió, desayuno y finalmente se lavo los dientes y se estaba preparando para salir para el colegio. Pero algo muy raro sucedió aquel día. Cuando Emilio fué a coger los útiles para salir para el colegio sintió una algarabía muy grande dentro  del bolso del colegio. De su bolso salían voces de protesta y mucho ruido. Cuando Emilio abrió el bolso de los útiles, vio como todos los útiles de estudio de un brinco se salieron y se pararon desafiantes en la mesa de estudio. Emilio no podía creer los que estaba viendo. Frente a el estaban todos sus libros, cuadernos, reglas, lápices y colores. Todos con una mirada desafiante. 

 

Emilio que siempre había tenido una relación cordial con sus útiles de colegio los miro fijamente y les dijo. 

 

Que pasa aquí. Miren que mi mamá me va a llamar dentro de 5 minutos para que salgamos para el colegio. Díganme que esta sucediendo. 

 

La regla que era muy estricta y derecha en la forma de hablar le dijo. Pues No vamos a ir al colegio. Ni hoy ni mañana ni nunca. Los otros útiles dijeron al mismo tiempo. Siiii no iremos al colegio nunca más. Nos quedaremos aquí para siempre.

 

Emilio que apenas estaba saliendo de su asombro les dijo. Pero que paso. Que sucedió si por muchos años hemos ido al colegio y siempre han estado felices. Que sucedió que cambiaron de parecer. 

 

El libro de matemáticas que era muy estricto dijo. Cierto por muchos años hemos ido al colegio juntos pero muchas cosas han cambiado y por eso no queremos ir al colegio nunca mas. 

 

Emilio les dijo. Ok díganme que les está molestando y veré lo que puedo hacer. 

 

Uno de los cuaderno dijo. 

 

Emilio antes yo era muy importante para ti, siempre escribías en clase en mis renglones, incluso cuando estabas aprendiendo a escribir y te salías de los renglones, yo disfrutaba porque tu ponías mucho empeño en tratar de escribir. Pero ahora ni siquiera escribes en mis hojas, ya todo lo que haces en el colegio es mirar una pantalla y no tomas notas en mi cuaderno. Eso es injusto. 

 

El libro de Ingles abrió sus páginas y dijo. Mira aquí están todas mis palabras y ninguna esta subrayada. Durante años he recogido palabras nuevas para que las aprendas y veo que no las estas utilizando. Para eso mas bien me quedo aquí en la casa y no voy al colegio. 

 

Los colores se pararon en una fila multicolor y en coro gritaron. Y a nosotros ya ni siquiera nos estas sacando punta. Hemos estado todo el año esperando para dibuja y colorear paisajes con arcoíris y bellos animales en los bosques, pero prefieres colorear con tu dedo en una pantalla. Ya no nos sentimos útiles para nada. 

 

El borrador de dos colores salto, como solo los borradores saben hacerlo y dijo. Y yo también estoy aburrido porque como no escribes nada y no dibujas nada pues tampoco necesitas ya borrar nada. Mírame mis dos partes están intactas excepto por los mordiscos que tengo por culpa de tu perrita que le encanta morderme. En fin, no tengo nada que hacer en el colegio y me aburro. 

 

Y así cada uno del libros, cuadernos, lapiceros y borradores se manifestaron en contra de que Emilio los llevara al colegio y no los utilizara. 

 

Emilio que era muy amable con sus Utiles escolares y los trababa muy bien sintió que ellos tenían razón. El colegio tenia computadores que eran los que utilizaban todo el día y los libros y los cuadernos y obviamente los colores, borradores y reglas se quedaban muchas veces dentro de el bolso sin ser utilizados. Y eso