Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda

Apostol Pedro

November 13, 2019 Juan Betancur Season 1 Episode 83
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
Apostol Pedro
Chapters
Había una vez...Un cuento, un mito y una leyenda
Apostol Pedro
Nov 13, 2019 Season 1 Episode 83
Juan Betancur

 

 

Había una a vez un apóstol llamado Pedro que era reconocido por ser el mas fiel seguidor de Jesus. Pedro generalmente estaba cerca de el salvador cuando este estaba recorriendo las tierras de Israel en su peregrinaje. Un día Jesus iba caminando sumido en sus reflexiones Había junto a pedro y este le dijo. 

 

Maestro.:

—¡Ojalá pudiera ser yo Dios como tu , aunque fuera por algunas horas, y después ser otra vez el apóstol Pedro!

Jesus sonrió ligeramente y con toda naturalidad le dijo 

—Que se haga lo que deseas. ¡Que seas Dios hasta la tarde!

Se acercaron a un pueblo y vieron a una campesina que estaba conduciendo un rebaño de gansos hasta un prado, los dejó allí y se apresuraba a regresar al pueblo.

El maestro se acercó a ella y le dijo. Dime buena mujer vas a dejar los gansos allí solos. Sin ninguna protección.

La mujer miro a los dos viajero y les dijo. La verdad es que me tengo que ir porque hay una fiesta en el pueblo y todo los habitantes vamos a compartir una gran festin. 

El maestro sonriéndole le dijo – Cierto pero no crees que es necesario que alguien los deber a cuidar para que los lobos no los ataquen o para que otras personas no se apoderen de ellos.

La mujer los miro con un poco de desconfianza, pero con una mirada decidida les dijo .

Yo soy una mujer muy religiosa y se que Dios nos esta protegiendo permanentemente. Así que estoy segura que Dios los estará cuidando mientras yo estoy en el pueblo divirtiéndome. .Asi que  sea Dios quien cuide de ellos hoy —respondió ella, y se fue.

—¿Has oído, Pedro? —dijo Jesus—. Lo cierto es que me gustaría ir contigo al pueblo, que bastante bien nos haría un buen banquete  y participar en la fiesta después de estos días caminado , pero, ¿y si a los gansos les pasa algo? Hoy, tú eres Dios hasta esta noche; así que eres tú quien tiene que cuidarlos. Cuando dejes de ser Dios encuéntrame en el pueblo para que continuemos con nuestro viaje. 

Pedro que tenia mucha hambre y le hubiera gustado mucho participar de las fiestas del pueblo se dio cuenta que era su responsabilidad quedarse cuidando los ganzos y con tristeza vio como el maestro y la campesina se iban al pueble conversando amenamente. gansos. Y mirando a los ganzos una vez más  se juró que nunca más iba a querer ser Dios.

 

Show Notes

 

 

Había una a vez un apóstol llamado Pedro que era reconocido por ser el mas fiel seguidor de Jesus. Pedro generalmente estaba cerca de el salvador cuando este estaba recorriendo las tierras de Israel en su peregrinaje. Un día Jesus iba caminando sumido en sus reflexiones Había junto a pedro y este le dijo. 

 

Maestro.:

—¡Ojalá pudiera ser yo Dios como tu , aunque fuera por algunas horas, y después ser otra vez el apóstol Pedro!

Jesus sonrió ligeramente y con toda naturalidad le dijo 

—Que se haga lo que deseas. ¡Que seas Dios hasta la tarde!

Se acercaron a un pueblo y vieron a una campesina que estaba conduciendo un rebaño de gansos hasta un prado, los dejó allí y se apresuraba a regresar al pueblo.

El maestro se acercó a ella y le dijo. Dime buena mujer vas a dejar los gansos allí solos. Sin ninguna protección.

La mujer miro a los dos viajero y les dijo. La verdad es que me tengo que ir porque hay una fiesta en el pueblo y todo los habitantes vamos a compartir una gran festin. 

El maestro sonriéndole le dijo – Cierto pero no crees que es necesario que alguien los deber a cuidar para que los lobos no los ataquen o para que otras personas no se apoderen de ellos.

La mujer los miro con un poco de desconfianza, pero con una mirada decidida les dijo .

Yo soy una mujer muy religiosa y se que Dios nos esta protegiendo permanentemente. Así que estoy segura que Dios los estará cuidando mientras yo estoy en el pueblo divirtiéndome. .Asi que  sea Dios quien cuide de ellos hoy —respondió ella, y se fue.

—¿Has oído, Pedro? —dijo Jesus—. Lo cierto es que me gustaría ir contigo al pueblo, que bastante bien nos haría un buen banquete  y participar en la fiesta después de estos días caminado , pero, ¿y si a los gansos les pasa algo? Hoy, tú eres Dios hasta esta noche; así que eres tú quien tiene que cuidarlos. Cuando dejes de ser Dios encuéntrame en el pueblo para que continuemos con nuestro viaje. 

Pedro que tenia mucha hambre y le hubiera gustado mucho participar de las fiestas del pueblo se dio cuenta que era su responsabilidad quedarse cuidando los ganzos y con tristeza vio como el maestro y la campesina se iban al pueble conversando amenamente. gansos. Y mirando a los ganzos una vez más  se juró que nunca más iba a querer ser Dios.